A Santiago

Los agujeros negros también pueden brillar,
consumen su luz tan lentamente,
crees estar bien y todo gira mal,
gira opuesto a lo que estará.

Los agujeros no son un salto de tiempo,
ni de dimensión intergaláctica,
depuran todo en su centro,
son un cambio de estado, una desaparición abrupta.

No nacimos siendo planetas,
girando al rededor de nadie en una elipse;
somos meteoros llenos de melodía,
navegando por un destino a la deriva.

Y yo te reconozco entre millares de meteoros,
y te prefiero con la vista nublada,
porque se que así en verdad estas cerca,
porque así me miras como un cometa deslumbrante.

Nadie puede decirte en que galaxia tropesar,
ni cuantas veces girar para no colisionar,
sabes que la estela te pueden guiar,
recuerda que los agujeros no te han de impulsar.

Y del frío no te estremezcas,
que aunque sientas estar lejos yo estaré cerca.

Niorv Ogrin

Anuncios

Vaza

Estilo Oneguiano.

Irenismo

Respiración profunda,
el diafragma se infla,
las piernas se quejan,
el oxigeno te inunda.

Una baraja toda runfla,
con hilos el camino manejan,
se debe sonreír por seguridad,
siempre a los ojos de mujer manfla.

Mi locrio nombre desaforado entrecejan,
con ese apellido en la impunidad,
en mi chaleco siempre se enfunda,
la virtud que nos asemejan.

Respirar no es como la felicidad,
cuando la vida araña iracunda,
pueda que salga entre la rechifla,
mas no me veras escupirle a la sociedad.

Y luego me dicen ser estúpido mediático,
por ver los autos desde el ático.

Niorv Ogrin

Medusas

No había visto nada mas que papel celofán,
flotando entre corrientes sorpresivas,
corales tímidas, arrecifes imponentes,
y una turba caleidoscopica de peces.

Dentro de una burbuja de nube,
el silencio eterno de mis labios;
como una campana de ultra sonido,
me miraba tan dulce… Tan hermosa…

La sal de mis ojos cayeron al océano,
en el firmamento daba vueltas sin sentido,
mas ahora me encuentro en casa,
ansiando tocar su luz purpura.

Solo recuerdo la purga del dolor,
ese aguijón tan profundo y sinuoso,
como mi última exhalación,
en este azul profundo y oscuro.

Recuerdo la vibración corriendo por mi piel,
el nudo de tentáculos en mi cerebro,
robándose todos mis recuerdos,
mordiendo a la pena su anzuelo,

Y después de tres minutos de duelo,
en papel celofán nací de nuevo.

Niorv Ogrin

Última Vez

El último suspiro que se escapa de los pulmones,
con el dial y las antenas desorbitadas;
las muecas ilegibles,
la última palabra dicha es realmente bella.

Ese color piel que se diluye sometido,
entre los poros de las mejillas;
y el calor que se oculta en las manos,
simplifica aún más la fragilidad.

El último ave María,
de los que están y el duelo que esconden;
con dolor en el pecho que va como tornado,
desde el estomago hacia los huesos.

La última mirada colorida,
con el eterno recuerdo del resplandor en sus ojos;
la ultima fragancia envuelta en rubor,
su último instante es asombroso.

Y el llanto invoca una canción,
despedirnos por ultima vez es perfección.

Niorv Ogrin

Puedo Anclar

Puedo anclar mis soledad a las ganas,
mordiéndome los labios en el tacto,
cercenar las heladas fantasías,
y dormir huésped en la orbita de tu seno.

Puedo temblar solo para ti,
y quitarme los hilos que cubren mi sudor;
puedes raptarme, enredarme y provocarme,
y hacerme resbalar por la textura de tu vientre.

Pueda que llegue a fatigarme,
con tantos sellos que tengo para provocarte;
tantos aromas que anhelo robarte,
tantos caminos tuyos que sueño conquistarte.

Pueda que mi palabra te ciegue los ojos,
haciendo torbellinos en mi cabello,
quemando al roce de tus piernas mis mejillas,
en una fricción de pudor y deseo.

Y los susurros que cantaré a tu gemido,
silenciarán el día que te enseñaron a amar,
endulzando el elixir escondido de tus labios,
perdiendo de a pocos en tu piel mis manos.

Y es que lo bello de la oscuridad,
es envolvernos en el placer,
de querernos sentir otra vez.

Niorv Ogrin

A Juan

Si la brújula sigue girando sin detenerse,
no la golpees buscando arreglo;
los caminos se abren solo con el paso,
de la experiencia de quienes lo han cruzado.

El oriente seguirá siendo oriente,
aunque el sol su dorado rostros no asome;
y el norte dejará descubrir su horizonte,
cuando la primavera al invierno cobije.

Yo también tuve aquél afán,
por una juventud tan llena de dotes,
envuelta en un aroma de energía peculiar,
buscando impresionar a los demás.

Me postre con vehemencia al destino,
implorando la oportunidad que todos solicitaban,
mas ya no estaba más en mis manos,
el camino siempre me puso en otro lado.

No basta darle paciencia al segundero,
ni darle látigo para apurar el minutero;
hacer lo que se debe,
callar cuando a comer te dispones.

Vivir es mucho mas sencillo de lo esperado,
cuando te alejas de quienes te han opacado.

Niorv Ogrin

I

En una banca,
entre las hojas;
tu piel blanca,
tus uñas rojas.

Atención tomas,
pompas elevas;
dulce aroma,
cenizas llevas.

Yo en tus ojos,
tú en mis labios.

De vida sencilla,
en despojos.

Frágil cardio,
yo, tu sombrilla.

Niorv Ogrin

Extrasolar

Ascendidos por la decimoctava generación,
bailan las diez y siete columnas del olimpo,
con diez y seis palabras ilegibles,
apartando quince centímetros de abducción.

Bombas de catorce kilos de extra-tiempo,
coronan a trece segundos inexplicables;
doce años luz de vida extrasolar,
babean a once insectos en su campo.

Claramente en diez razones inevitables,
duermen nueve musas sin consolar;
alzan sus ocho faldas ardiendo en desolación,
cegadas por siete lunas abatibles.

Domina en la sinfonía su sexta menor polar,
arrasando la quinta estrella de la constelación,
barriendo cuatro estrofas sin escampo,
decorando tres cordilleras sin molar.

En dos agujeros negros como sanitario,
entono un cumpleaños solitario.

Niorv Ogrin