Columbograma

01/10

Es primero y me detuve a ver el amanecer; después de tantos años entiendo que me he vuelto tan complejo como todos los que se ocupan en envejecer lo más pronto posible. Miro hacia el cielo por puro reflejo de todo lo que predican en cada rosario. Las nubes del amanecer son más frías en esta época del año, aquí no hay estaciones de clima pero el viento te avisa los fríos que viajan al norte, todo parece una actitud rutinaria y común hasta que pregunto al cielo:

“¿Cuanto tiempo más me vas a dejar aquí castigado?”

No recuerdo la vez que me percate haber sido parido en el año equivocado, pero si me di cuenta que debería tener 106 años, quizá sería de esos viejos lanzando versos a diestra y siniestra a las muchachitas del transporte público, tendría cinco nietos y tres hijos o en el peor de los casos tendría dos gatos y un perro, todos mirándome con la impaciencia de las ocurrencias silenciosas que se me escapan. Sin embargo estoy a un siglo lejos de mi destino y aun así la vida que merecía pasa por mis narices en otro plano invisible para todos excepto a mí.

El cielo responde:

“Quien viene de tras de ti es a quien necesitan los hombres.”

En los ojos vuelvo a ver a Lucia con mi cabello, mi lunar y mis ojos negros. Es un hecho que para todos hay un lugar y un propósito, mas como instruir a semejante criatura en este suelo donde estigmatizan los “ismos”? Donde la gente que dice alzar “alabanzas” han convertido toda verdad en un cuento de hadas, donde el izquierdismo o el conservatismo pintan las leyes para que nos roben lo mismo, donde la satisfacción prevalece por encima de la concepción de administrar este mundo.

Responde ante mis dudas:

” Tú con tu visión y tu conocimiento no lo hará, pero tu amor sí.”

Me silencio término mi ejercicio de contemplación muy a las 7:30am estiro mis piernas porque las rodillas duelen después de hacer el sent. Miro de nuevo al cielo y digo:

“Me parece increíble que aunque haya dejado de ir los domingos hace años y haga impurezas me siga hablando.”

Niorv Ogrin

Anuncios

Asana

Bostezo del tedio reprimido,
del suelo alzando la monotonía,
el vientre cargando de mercurio,
y los dedos titilan en un roce aburrido.

Concentrando en el pecho la armonía,
dejando placebos enterrados en el cementerio,
las memorias que olvidaré en este adagio.
de aquello que es vivir y su tiranía.

Cuesta derrumbar todo este imperio,
respirar y estirar como sortilegio;
cuesta reconstruir aquel sexto sentido,
con las rodillas envueltas en un amperio.

Rompo en un mantra en frigio,
en asana un yo sometido,
abro las palmas esperando lo que tenía,
sello los ojos ocultándome del plagio.

Desencadenado el tiempo en un minuto,
fluye aquél espacio tan diminuto.

Niorv Ogrin

Rodó

Rodó por la ya tan agrietada columna, hacia el tapete verde reducido por el asfalto que ya para estos días es más colonizador que invasor.

Rodó roja a reposar a la espera de alguien que le llevase entre los dientes con su misión oculta, y espero en su tamaño original, no como las del supermercado gigantescas en hormonas, pesticidas y proteínas.

Rodó con la madurez precisa, el sabor exacto y fresco capturado y contenido en una piel livianamente envuelta, tan exquisita se veía que alguien la observó y la llevó.

Rodó entonces dentro de un platero donde emanaba el agua, en un chapuzón refrescante que le quitaría de encima los extraños gérmenes que flotan en el aire, y se sintió acogida y más siendo ella de su especie la última.

Rodó a una mesa de corte y la atravesó el filo de un cuchillo por mitades, y aquel que la llevó, guió un trozo a su lengua en un mordisco que expulsaría todo su jugosa existencia…

Niorv Ogrin

Lluvia Del Miércoles

Lluvia de miércoles con estrellas LED,
malos presagios, malos hábitos,
perdido entre licuadoras de luces,
sensación camaleonicamente diminuto y enceguecido.

En esta ciudad es importante estar acompañado,
pero de aquellos que viven solitarios,
se resguardan bajo un paraguas,
junto con todos sus amigos imaginarios.

Se juntó la locura, la decencia y la inocencia,
todo alerta a los ojos del semáforo;
se perdieron en una ciudad desconocida,
en un boleto de vuelo equivocado.

¿Que podremos hacer en este idioma extraño?
Todas las ventanas parecen ser frágiles,
¿Mas que puede esperar de una mente,
que se pierde en los pisos de la imaginación?

Llorar para ganar dinero,
mezclarse para no morir de frío,
hurtar para saciar el apetito,
correr sin ser reprendido.

Lluvia del miércoles con aroma a eucalipto,
escape mental y sus malos hábitos.

Niorv Ogrin

Olas Nocturnas

El oleaje de tu cuerpo me despierta,
agitado, con los pies congelados,
por la osadía del desenfrenado ardor en mi lecho,
que colisionó con la fantasía solitaria de esta noche.

Retorcidas están mis piernas,
creyendo que enredados nos tenemos;
y que la censura se ha diluido dentro,
que ya no hay más clausura a este distante anhelo.

Y me muerdo en una sonrisa tibia,
con la desventura intuitiva de mi picardía,
aferrado a tu pecho omnipresente,
al espejismo de tu boca en mi desierto.

Solemne gemido eclipsado entre sabanas,
que arde con el oleaje de estos sueños;
saborea la quimera nocturna,
y el sudor que corre de mis huesos.

Amasado con esta tormenta desesperada,
por abrazarle los besos que se esfuman en el desvelo,
vuelvo con el eterno deseo matutino,
de no poder sostener la mirada en su nombre.

Ya de tantos sueños suyos recurrentes,
se convierte de a poco en un recuerdo inconsistente.

Niorv Ogrin

Una Decisión

(Al llegar la fecha mas importante del año en el pueblo de Palo Alto, los siete lideres de los linderos productores de viveres más importantes se reunen para discutir la inclusion de nuevas personas adineradas en el pueblo y en la inclusion de una nueva metodologia en su carnaval.)

Fermín: No estoy de acuerdo con lo que está diciendo! Llevamos años tratando de implementar esta ideología en la comunidad, para que usted señor Enrique venga a cambiar las cosas.
Enrique: Y entonces que propone usted señor Fermín? Que nos acomodemos a las costumbres erradas de nuestros antecesores? Esas mismas costumbres que están acabando el patrimonio cultural nuestro.
Fermín: Está siendo muy contradictorio! Si creemos que cambiar la metodología en que disponemos al pueblo para el carnaval es la mejor opción para sacar provecho lucrativo, estaremos asesinando nuestra cultura entregando a una falsa economía lo más preciado que tenemos y hemos conservado.
Enrique: Este hombre no desea que evolucionemos, no quiere que se expanda lo que hacemos aquí.
Fermín: Se equivoca señor Enrique… Yo nací en este pueblo, sembré con mis padres las semillas que dieron fruto al carnaval, para mí sería un honor que el carnaval se divulgara y se expandiera por todos los medios, pero no le confiare este patrimonio a una persona que le lame las suelas a los arrieros de los narcotraficantes.

(Los demas lideres murmuran)

Enrique: Blasfemia. Usted está manchando mi nombre sin pruebas.
Fermín: Todos los de esta junta han oído las constantes invitaciones que le hace el mal nacido de Pedro Salazar, más conocido como “El Cayo”.
Arturo: Señores esta reunión no fue hecha para divulgar la vida privada de nuestros compañeros.
René: Es verdad! Se nos está planteando una opción que en años no habíamos escuchado. Las nuevas generaciones necesitan sentir pasión por nuestras costumbres o terminaremos como el pueblo aledaño.
Fermín: Pero este señor está incitando a que se deshonre lo que han dejado nuestros padres tratando de incluir la mafia al carnaval.
Enrique: No es así señor Fermín.
Carlos: Usted bien conoce que al carnaval puede venir cualquier gente, no excluye a naide.
Enrique: Señores veo que mi propuesta les es buena, creo que para evitar más discusiones debemos votar… O que dice usted señor presidente.

(El presidente de la junta suspira.)

Presidente: Yo veo que esta decisión esta muy dividida. Sin embargo la única solución es votar. Empezaremos a mi derecha… Señor Arturo…
Arturo: A favor.
Presidente: Señor Gabriel…
Gabriel: A favor.
Presidente: Señor Fermín.
Fermín: En Contra.
Presidente: Señor René.
René:: En contra.

(Los lideres murmuran entre ellos.)

Presidente: Por favor silencio… Señor Enrique…
Enrique: Por supuesto a favor!
Presidente: Señor Carlos…
Carlos: A favor.
Presidente: En total serian cuatro a favor tres en contra.
Enrique: Señor presidente!?

(Enrique se levanta de la mesa al ver que el presidente de la junta estaba en contra.)

Presidente: El carnaval de la honestidad del pueblo de Palo Alto se ha caracterizado por el sudor de nuestros campesinos al sembrar los víveres de todo el país.
René: Estoy muy de acuerdo con usted señor presidente.
Enrique: Si pero no entiendo porque se ha opuesto.
Presidente: Ofrecer tributo de lo que se siembra para ponerlo en subasta me parece una canallada. Sabiendo que el señor Salazar se ha dedicado a extorsionar a los campesinos de este pueblo y los ha puesto a sembrar cocaína.

(Los lideres se sorprenden a las declaraciones del presidente.)

Gabriel: Es muy desafortunado lo que usted está diciendo señor presidente.
Carlos: Deseo cambiar mi voto!
Enrique: No! Sería totalmente deshonesto cambiar los votos por rumores!
Presidente: No son rumores señor Enrique.
Enrique: Me es una pena señor presidente su posición.

(Enrique desenfunda un arma, sin contar que el presidente de la junta guardaba una bajo la mesa quien al ganarle el movimiento dispara dos veces dejando a Enrique mal herido.)

Presidente: En este pueblo no se permitirán los malparidos narcotraficantes…

Niorv Ogrin

Morocho

Traza la línea que solo el reconoce,
en una curva imperfecta en su rostro;
traza en sus ojos el destino ilegible,
y de la fe a los cambios en un roce.

En su piel la marca de un santo ancestro,
con otro seudónimo invisible,
amando de la vida el brote mocho,
con palabras enjauladas en un secuestro.

Los labios no abrirá así sea perceptible,
va silenciado meditabundo el morocho,
cadencia de silabas en números hasta el doce,
un futuro fugaz parece a veces increíble.

Y baja de la nube en ocho,
las voces cantan para apuntar el desglose,
del sabor perpetuo que ofrece el calostro,
del nirvana en una mordida de bizcocho.

Traza la linea intuitiva que lo llevará,
lejos del agravio que lo sepultará.

Niorv Ogrin

A Charly

Las olas golpean fuerte el casco,
según tu mapa este es el destino del afortunado,
recojamos las velas, sigamos el curso,
a que capitán no se ha admirado?

Pueda que el cansancio en tus ojos no sea detectado,
pero las palabras que emanan de tus labios,
llegan en tal preciso momento,
que del milagro quedas ignorante sin ser mencionado.

Huir de las alas de la eternidad del paraíso,
es netamente contradictorio en tu caso;
pues a tus espaldas corre la voz con confianza,
sobre Charly el santo pirata.

La risa que te ensalza en orgullo,
se cuela en nuestras almas en secreto;
haciendo que la mañana sea menos austera,
y no le temamos al tiempo y sus quimeras.

Y a estribor siempre habrá nuevas tierras,
donde los sueños dejan de ser promesas sueltas,
transformándose en concretos hechos,
que tú mismo has arribado.

Es erróneo pensar que de vos no necesitamos,
pues el curso y el timón están en tus manos,

Niorv Ogrin

Del Domingo

Filo frío y profundo de un domingo,
la palabra del señor hace llorar a la niña;
la sospecha vuela como un estornudo,
quien tan inocente para cargar un pecado.

Del hombre es el rostro de Satanás,
y en su pecho amamanta a pocos:
“por que llorar hija mía? Que te dice dios?”
“Ese libro grande habla de papá.”

Entonces se lamenta por los pecadores,
por los que la ira provocan;
a mamá se le sonrojan los cachetes,
porque a la niña cuando está sola la tocan.

Encendido y penetrante la tarde del domingo,
dentro de casa se arreglan los problemas,
otra promesa y los ojos se ciegan,
aquel hombre con quien duerme no confiesa.

“Canaya hijo de perra,
habiendo tanta puta barata,
tanto hueco que alquila trincheras,
y te metes con mi hija? Con ella?”

Sorpresiva la noche del domingo,
mujer mata a su marido de un sólo tiro.

Niorv Ogrin