Pum Blum


El ardor en el corazón en el ser es el verdadero amor. Sin sentir, sin desear, solo permitir.

Anuncios

Eres

Eres como el murmullo del río
que en espuma besa mi roca,
me acaricia, me alisa en torbellinos,
envolviendo el musgo en una burbuja viajera.

Eres como ese murmullo que inunda mis oídos,
gota a gota me vas saciando,
gota a gota en los segundos en que no existo,
en los segundos en que me ausento.

Y es que en la ausencia estás conmigo,
como una cantimplora helada,
que en incondicional y fría promesa,
perdura durante el paso en medio del desierto.

Eres ese chasquido de onda,
esa que se impacta en mis vagos pensamientos,
y que en los ilusos destellos de tierras fétidas,
desean apartarme de ti y tus ansiadas palabras.

Eres como agua que persiste en el beso,
y yo tan solo un moreno y desvariado forastero.

Niorv Ogrin

H2O


Que tan eterna podría ser el agua en el flujo del todo, siendo el estabilizador o regulador del flujo?

Como Ser Un Iceberg

06/01/12

Nuestro Ser es esencia divina que trasciende y se purifica para poder transformar. Sin embargo no se puede entender esa divinidad sin haber contemplado las demás esencias divinas, que perfeccionan el todo.

La primera esencia es el agua, la misma que brota a cantidades inimaginables, y que en equilibrio es eterna. Es perceptible, entendemos su composición química y comprendemos que somos parte de ella. Es el elixir de la naturaleza y en todo cuanto existe, y al igual que las demás esencias pasa por una etapa de transfiguración para ser perfecta y lograr cambiar su entorno. El agua es la esencia que arrastra los elementos para enriquecer todo lo tangible y desemboca otros para que alcancen su estado más puro. El agua existe como esencia divina porque es lo que estabiliza el todo.

Sin embargo cualquier elemento que sea demasiado pesado y que no le corresponda al agua su descomposición afectará su equilibrio. Para saber en realidad como se siente esto, tendrían que diagnosticarnos obstrucción por colesterol en las venas. El agua empieza a desacelerar su curso hasta llegar al punto en que se detiene y para volver a renovarse no le quedará más que con evaporarse hasta reabasteser la existencia, pero que sucedería si los océanos se detuviesen y no circularan?

Por que nuestras eses terminan en los ríos? Hay que tener en cuenta que los ríos son la primera esencia más pura, quizá para estos tiempo es difícil imaginarlo, debido a que las empresas de acueducto procuran purificarla de lo que ha sido nuestra misma contaminación para antes de que la ingieras. En un principio los ríos eran cristalinos y no necesitabamos mas que hervir un poco de este para terminar su proceso de purificación, nos hemos jactado en llenarla de químicos y filtrarla para eliminar nuestras impurezas al punto en que la hemos convertido más nuestra que del todo. Esta costumbre ya es difícil de radicar, y no nos queda más que darle gracias al agua por tan difícil tarea de arrastrar nuestras eses y tambien evitar ingerir porquerías que inventa la industria para que no terminen allí.

Entonces tan solo al lograr entender esto nos será fácil ser uno con la primera esencia dando reverencia justo después de bajar la cadena del excusado, es el respeto que se merece por ser esencia divina y no elemento de nuestra naturaleza.

Juegos Mentales

Detengo la rueda antes del alba,
antes de patear de nuevo la fortuna,
la misma que girará sin detenerse,
que girará sin manubrio.

La realidad parece un juego mental,
un temblor que emana muy silencioso
en los pilares aplastarán radicalmente,
pero los escombros ya no perforarán.

Lo he decidido, lo he anhelado,
lo he permitido y lo he vaciado;
quien intenta arrebatarmelo?
Tan solo yo con mis juegos.

Amanecer y anochecer,
muy temprano o muy tarde,
haber madrugado y haber trasnochado,
ser sol y ser luna.

Tan solo ven y llename ,
lo he decidido, lo he anelado.

Niorv Ogrin

A 3152m

 

Exhala fuerte, El Caído,
desde lo alto por una oración perenne;
y del otro lado se despiden,
sobre lagos, chatarra y smok.
Sueño dorado que se tiñe de rojo,
del atardecer oculto en el parqueadero;
yo perdido, tan loco,
me despido del acento del milenio.
¿Qué humedal repararán,
para no contaminarme con tantos credos?
Del piso cincuenta,
buscando ser el mismo, alzo vuelo.
Solo en el templete puedo aterrizar,
con golondrinas, mirlos que huyen del estadio,
rogando una vez más,
por esos metropolitanos que se matan tanto.
Vuelve y sube de rodillas,
este viacrucis, que el Señor soporta diario.

 

Niorv Ogrin